Skip to main content

Qué es una ampolla

Talón con ampolla y tira adhesiva tradicional.

¿Qué es una ampolla?

Las ampollas se forman cuando la fricción sobre la capa superior de la piel hace que esta se separe de la capa que tiene debajo. El espacio entre ambas se llena de líquido, que actúa como una almohadilla para proteger los tejidos más profundos frente a posibles daños. Las ampollas pueden resultar extremadamente dolorosas y, si no se tratan con rapidez, pueden impedirte llevar a cabo tus actividades diarias.

¿Cuál es la causa de las ampollas?

Cosas como estrenar zapatos, llevar calzado de verano sin calcetines o practicar deporte generan calor, humedad y fricción. Cada uno de estos tres factores aumenta la gravedad de los otros dos, creando así el círculo vicioso de la formación de las ampollas.

El ciclo de las ampollas

Tratar de inmediato una ampolla ayudará a acortar el tiempo necesario para curarla.

Tal como muestra la gráfica, cuanto antes se aplique COMPEED®, antes aliviará el dolor. De hecho, COMPEED® es tan eficaz que, si se aplica al primer signo de fricción (roce y escozor), puedes incluso evitar que se llegue a formar la ampolla.

Etapa 1: roce y escozor.

¿Qué sucede? La fricción repentina y continua activa las terminaciones nerviosas sensibles a la presión de la capa superior de la piel, y causa dolor, enrojecimiento e irritación de la piel.

Cómo puede ayudar COMPEED®: Aplicar un apósito COMPEED® Ampollas en este momento contribuirá a prevenir la progresión de la ampolla. Su capa a modo de almohadilla actúa como una segunda piel, creando una barrera protectora frente a la fricción que provoca las ampollas.

Etapa 2: formación de la ampolla.

¿Qué sucede? Las ampollas se forman cuando la fricción sobre la capa superior de la piel hace que esta se separe de la capa que tiene debajo. El espacio entre ambas se llena de líquido. 

Cómo puede ayudar COMPEED®: Después de desinfectar la lesión a conciencia, se debe aplicar un apósito para ampollas COMPEED® sobre la zona afectada. Mantén el apósito en su sitio hasta que se empiece a desprender por sí solo (puede permanecer adherido varios días). Durante ese tiempo, el apósito para ampollas COMPEED® aliviará el dolor, además de amortiguar y proteger la zona para evitar daños mayores.

Etapa 3: herida abierta.

¿Qué sucede? Si se rompe la ampolla y tienes una herida abierta, tienes que actuar con rapidez. Las ampollas rotas son muy sensibles a las infecciones, y en este punto es muy importante desinfectar la herida cuanto antes.

Cómo puede ayudar COMPEED®: Cuando la hayas desinfectado, cubre la herida con un apósito para ampollas COMPEED®. Protegerá la herida de las bacterias, suciedad y agua, que son perjudiciales, y creará el entorno óptimo para la cicatrización.

Etapa 4: formación de la costra.

¿Qué sucede? A menos que se trate la ampolla, se formará una costra. Esto se debe a que el líquido de la herida se seca y forma esta cubierta. Sin embargo, el proceso de curación de una ampolla con costra puede ser más largo y más doloroso que el de una ampolla intacta. La costra también puede romperse y provocar infecciones secundarias.

Cómo puede ayudar COMPEED®: Los apósitos COMPEED® Ampollas conservan la humedad de la herida y evitan la formación de la costra, permitiendo una cicatrización más rápida.

Etapa 5: cicatrización.

¿Qué sucede? Se forma tejido nuevo y la herida cicatriza.

Las ampollas tardan hasta 7 diás en curarse. Con COMPEED® se puede acelerar el tiempo de curación:

Una vez garantizado el entorno óptimo, los apósitos para Ampollas COMPEED® estimulan la diseminación más rápida de nuevas células cutáneas en la base y los laterales de la lesión para acelerar el proceso de cicatrización.
Bolso abierto con caja de COMPEED® Ampollas.

COMPEED® puede ayudarte a hacer desaparecer esa ampolla en unos pocos pasos sencillos para que puedas seguir adelante con tu día.

Mujer en un sofá atendiendo una ampolla en el pie.

COMPEED® es perfecto para las ampollas, pero ¿puedes hacer algo más para evitar que salgan?