Skip to main content

Cómo prevenir las ampollas

Mujer en un sofá atendiendo una ampolla en el pie.

Cómo prevenir y evitar las ampollas

La mejor forma de evitar que aparezcan ampollas es reducir los tres factores que promueven su formación:  el calor, la humedad y la fricción.

Algunas situaciones y actividades concretas pueden provocar ampollas; es probable que aparezcan, por ejemplo, al estrenar zapatos, caminar largas distancias o practicar deporte. Hay algunos factores a tener en cuenta para ayudar a reducir las posibilidades de que salga una ampolla.

Calzado:

Si llevas zapatos con cordones, intenta no atarlos con demasiada fuerza.

Procura llevar calcetines de materiales naturales como el algodón para que absorban mejor la humedad. Además, si se ajustan bien al pie reducirán la fricción.

También puedes contribuir a disminuir la fricción poniéndote dos pares de calcetines finos si vas a hacer deporte o a correr.

 

Calor:

En la medida de lo posible, usa un calzado con buena ventilación o fabricado con materiales de origen natural como el cuero o el ante.

En los días más calurosos, también puede ser útil quitarse los zapatos unos minutos y dejar que se aireen los pies.

 

Humedad:

Intenta mantener los pies tan secos como sea posible, especialmente en días de calor. Deberías cambiarte los calcetines con frecuencia, especialmente si vas a hacer una larga caminata o a practicar senderismo.

Otra opción es proteger las áreas de los pies que sabes que tienden a someterse a fricción o roce, mediante apósitos para ampollas COMPEED® para aportar protección y confort.

También puedes reducir la fricción y el roce aplicando discretamente COMPEED® Stick Anti-fricción.

¿Qué es una ampolla?

¿Sabías que las tres causas más frecuentes de las ampollas son el calor, la humedad y la fricción?

Bolso abierto con caja de COMPEED® Ampollas.

COMPEED® puede ayudarte a hacer desaparecer esa ampolla en unos pocos pasos sencillos para que puedas seguir adelante con tu día.